Crónica de Jorge Barraza – No seas tribuno, Bermúdez – Columnistas – Opinión

“Hay que enfriar la fiesta”, aconseja un ministro para retrasar una situación espinosa que amenaza con convertirse en crisis. A su lado, el jefe de gabinete ofrece algo más sibilino: “Vamos a soltar el balón afuera”. Significa evitar la responsabilidad, echando la culpa a los demás.

Un abogado laboralista le dijo a su cliente sobre una demanda contra una poderosa corporación: “Tranquila, yo he hecho cien demandas contra esta editorial, nunca me cruzaron la mitad del campo”. Un alumno sale a un examen y el compañero que entra, temeroso, pregunta si es difícil. La respuesta: “Lo haces como un taquito”. Eso significa que es muy fácil. “Se lo están pasando bomba”, dicen dos vendedores de seguros; hablan de su jefe y dicen que está bajo una intensa presión de la junta. O “le dieron propina a la corte”, para una situación análoga. El genial Roberto Fontanarrosa, refiriéndose a cómo sobrellevó su grave enfermedad, inventó un imperdible: “Dos líneas de cuatro y vómito”: resiste como puedas, sin elegancia. Para describir el amor de los argentinos por su club más que por su selección, el humorista y escritor dijo que “Central es como mi vieja, la selección es como mi tía”.

Nunca, como hoy, el fútbol ha ocupado un lugar tan importante en la vida cotidiana de cientos de millones de personas. El balón penetra sin pedir permiso en el corazón de las ciudades y entre otras costumbres ha instalado una fuente de frases extraídas del juego que describen situaciones. O más que eso, los ejemplifican con gracia y perfección. Como el lunfardo o el guaraní, el lenguaje del fútbol es muy metafórico, no nombra, es gráfico. Echemos un vistazo a algunos de esos números felices…

“Empezó a perder 1-0”: desafortunado inicio de partido.

“Una sanción por hora”: solución providencial de última hora.

“La novia le sacó tarjeta roja”: lo dejó.

“Le marcaron el terreno”: le pusieron límites.

“Lo tienen contra los palos”: le han quitado el poder y amenazan con destituirlo.

“Viste de amarillo”: se queda en la capilla en el trabajo, con su esposa.

“Le salió mal el partido”: no pudo controlar la situación.

“Es un gran objetivo”: algo bien hecho, un gran éxito.

“Be in the game”: atento, encima de un tema.

“Es Pelé”: como adjetivo, un fenómeno.

“¿Quién se cree que es, Maradona…?” : por alguien que se ha engreído.

“Abre el juego”: participa con otros.

“El silbato lo salvó”: se escapó en el último segundo.

“Salió con las gorras de pico”: hizo una crítica despiadada.

“Lo marca de hombre a hombre”: la mujer que sigue de cerca a su marido.

“La sacó del estadio”: un gesto magistral, una gran idea.

“Empezar de 0-0 ya es negocio”: fijarse una meta modesta ante grandes dificultades.

“Jogo bonito”: algo hecho con estilo y elegancia.

“De puntín”: de ninguna manera.

“Tocó el palo”: peligro milagrosamente evitado.

“Perdió por goleada”: alguien que presentó una petición y todas sus propuestas fueron rechazadas.

“Mete la pata”: pelear con todo.

“Le tira cruces a la cabeza”: un periodista que hace preguntas para mostrar a su entrevistado.

“Es un volante tapón”: un artista sin luces, un periodista voluntario, pero sin brillantez.

“Perdimos 5-0, pero merecimos el empate: ironía decir que nos fue muy mal y que no hay nada de qué quejarse.

“La pelota está en su campo”: hemos establecido nuestra posición, es hora de responder a la otra parte.

“Ahora manejamos el balón”: tenemos el control de la situación.

La crónica deportiva, en particular los animadores radiofónicos, muchas veces caprichosos e hiperbólicos, pero chispeantes, alimenta este diccionario del balón. Y agregue términos, frases y apodos a la máxima velocidad y según lo determine el juego. Entre fanáticos, reporteros, entrenadores y jugadores, esta nomenclatura de ingenio se construye.

“Marcar a presión” o “respirar en el cuello”: monitorear de cerca las acciones de alguien.

“Saca bien, ordena la defensa, pero no cubre un”: le falta lo esencial, como algunos porteros.

“Tienes que sudar la camisa”: hay que esforzarse, trabajar más.

(Visited 1 times, 1 visits today)